Ilustración de la sagrada familia y tres Reyes - ilustración para los niños — Foto de Stock

Tradicionalmente, en muchos países de América Latina y algunos de Europa, como es el caso de España, se celebra el día de los tres reyes magos. Esta es una festividad que tiene lugar cerca del 5 o el 6 de enero de cada año y en la cual los padres compran juguetes a sus hijos y les hacen pensar que los tres reyes magos escalaron sus ventanas y balcones para depositar dichos juguetes en sus habitaciones. Esta fiesta aparenta ser cristiana o por lo menos católica. No obstante, ¿qué dicen las Escrituras al respecto?, ¿eran realmente tres?, ¿cuáles eran sus nombres?, ¿practicaban algún tipo de magia?, … En este escrito, trataremos de dar respuesta a algunas de estas inquietudes.

El único pasaje de la Biblia que aborda el tema de los hombres que visitaron a Jesús cuando este nació es Mateo capítulo 2, pero ¿qué dice el evangelista exactamente? Veamos:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”. (Mateo 2:1-2 RV1960).

La versión Reina Valera dice que eran magos que habían venido desde el oriente, mientras que la mayoría de las otras versiones, tales como la NVI, NTV, DHH, etc. prefieren la utilización del término “sabios” en vez de magos. Observemos:

“Después de que Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, llegaron a Jerusalén unos sabios procedentes del Oriente”. (Versículo 1, NVI).

 “Jesús nació en Belén de Judea durante el reinado de Herodes. Por ese tiempo, algunos sabios de países del oriente…”. (Versículo 1, NTV).

¿Notaron la diferencia? ¿Por qué una versión los llama magos, mientras otras los llaman sabios? La realidad es que estos hombres eran ambas cosas. ¡En serio! ¿Sabían estos hombres hacer magia? No. Me imagino que se estarán preguntando que cómo eran magos si no sabían hacer magia. Bueno, estos hombres eran magos, pero no de aquellos que sacan una paloma de un sombrero, lo eran desde el punto de vista de Daniel 2:2; 10. En estos versículos, el término mago se refiere a hombres que poseen mucha sabiduría e inteligencia. Quizás, es por esta razón que las otras versiones bíblicas mencionadas arriba prefieren emplear la palabra “sabios” y no el sustantivo magos, porque de esta manera, talvez les evitan confusión a los lectores. Estos hombres eran, entonces, personas sabias que provenían de países orientales. Algunos dicen que eran medo-persas y que practicaban la astrología. Esto último no podemos afirmarlo, debido a que las Escrituras no arrojan mucha luz al respecto.

¿Cuántos sabios eran?

La Biblia no es específica en cuanto al número de sabios orientales. Sin embargo, la tradición nos quiere hacer pensar que son tres y hasta nombres les han puesto: Melchor, Gaspar y Baltasar. Empero, si los escritores sagrados no dijeron nada al respecto, ¿de dónde ha sacado la tradición la idea de que fueron tres hombres los que fueron a ver a Jesús? La verdad es que trecientos años después de Cristo no había consenso con relación al número de hombres que había ido a visitar al salvador del mundo. Algunos decían que eran dos; otros, que eran cuatro; la iglesia armenia decía que eran doce como los apóstoles y las doce tribus; mientras que otros fueron más osados y se atrevieron a decir que eran sesenta. No obstante, fue Orígenes en el siglo IV quien dedujo que eran tres, debido a que esa fue la cantidad de regalos que estos hombres llevaron al infante Jesús: oro, incienso y mirra. Sin embargo, esto no confirma nada. Cuando la palabra de Dios no es explicita en cuanto a un tema, todas las conclusiones que los hombres pudiéramos sacar son meras especulaciones.

Si no hacían magia, ni eran tres, ¿por lo menos eran reyes?

Una vez más tendré que recurrir al argumento de que la Biblia no lo dice. Las Sagradas Escrituras solamente dicen que eran sabios orientales o magos, pero no dicen nada con respecto al linaje de estos hombres, por eso no podemos afirmar que eran monarcas. Lo que sí sabemos es que fue Tertuliano, uno de los padres de la iglesia, quien afirmó que estos individuos pertenecían a la realeza.

En las Escrituras, Dios dejó plasmado lo que Él quería que nosotros supiéramos. Acerca de lo que no está escrito, solamente podemos hacer inferencias. En ese mismo tenor, como la Biblia no dice nada al respecto, pienso que lo más probable es que estos hombres no hayan sido ni tres, ni reyes, ni magos (no hacían magia).

Con cariño,

Emmanuel Paniagua.

Entradas relacionadas

6 comentarios en «¿Reyes magos o sabios del oriente?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *