¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que sus discípulos harían obras mayores que las que Él hizo?

En el capítulo catorce del evangelio de Juan hay un versículo que, desde mi punto de vista, ha sido malinterpretado por un gran número de creyentes. Me refiero, específicamente, al versículo 12 que reza de la manera siguiente:

“Les digo la verdad, todo el que crea en mí hará las mismas obras que yo he hecho y aún mayores, porque voy a estar con el Padre”. (Juan 14:12 NTV).

Muchas personas que conozco interpretan este versículo como que Jesús dijo que nosotros, sus discípulos, obraremos con mayor poder que el que Él obró; en otras palabras, como si nosotros tendremos más poder que el que Él tuvo mientras anduvo en la tierra. Sin embargo, me temo que esas nociones están bastante lejos de la realidad. Piense usted, ¿qué cosas podemos hacer nosotros que Jesús ya no haya hecho? ¿sanar enfermos?, ¿levantar muertos?, ¿echar fuera demonios? Ningún creyente puede hacer nada que Jesús no hiciera mientras estuvo pululando en este planeta. Además, cualquier milagro que ocurra a través de un creyente, en realidad, no sucedió porque el creyente sea un “super poderoso”, sino que Dios lo usó para efectuar el milagro.

¿A qué, entonces, se refirió Jesús con estas palabras? Lo que Jesús quiso decir, desde mi perspectiva, cuando dijo que haremos las mismas obras que Él hizo y aún mayores, no tiene que ver con la magnitud del poder con que la iglesia obraría, sino con relación al alcance; dicho de otra forma, Jesús no quiso decir que nosotros seríamos más poderosos que Él, sino que llegaríamos más lejos. ¿Cómo así? Piense en esto: Jesús ministró por alrededor de tres años; la iglesia por más de dos mil; el ministerio de Jesús estaba circunscrito a Jerusalén, Judea, Samaria y las zonas aledañas; el de la iglesia, en cambio, se ha extendido por todo el mundo.

Amado hermano, no tiene que estar de acuerdo conmigo en esto, porque puede que yo esté equivocado, pero de una cosa estoy seguro: esta postura es más sana que la creída por la mayoría, porque si prestó atención, notó que lo que esta posición hace es exaltar a Cristo y humillar al hombre, y ¿acaso no fue eso lo que dijo Juan el Bautista? “Él ha de ir aumentando en importancia, y yo disminuyendo”. (Juan 3:30 DHH)

Con cariño,

Emmanuel Paniagua.

“Él ha de ir aumentando en importancia, y yo disminuyendo”.

Juan 3:30 DHH

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *