¿Qué dice la Biblia de la homosexuaidad?

La cantidad de homosexuales que hay en el mundo se ha ido proliferando de manera vertiginosa. Según estudios realizados en el 2018 en Europa, la población homosexual de ese continente rondaba cerca del 6% y para esa fecha, unos 25 países habían aprobado leyes que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo. No obstante, a pesar del crecimiento experimentado, este colectivo sigue siendo objeto de mucho repudio y oposición por parte de grupos conservadores y comunidades religiosas. Algunos atribuyen este repudio a la “homofobia” colectiva que, según ellos, impera dentro de las iglesias. Sin embargo, veamos qué dice la Biblia de la homosexualidad y por qué los cristianos no estamos de acuerdo con esta práctica:

Dios hizo a un varón y a una hembra. No existen más géneros.

De acuerdo con Vida Latina, la ONU reconoce cinco tipos de identidades de género: lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales. Sin embargo, existen muchísimas otras identidades de género que los seres humanos hemos inventado y que la Organización de las Naciones Unidas no menciona, pero ¿son realmente ciertas? Bueno… en realidad, todo dependerá, obviamente, de la perspectiva desde la cual abordemos el tema. Como Heraldos de Cristo no es un blog científico ni psicológico, sino cristiano, vamos a tratar este tema desde el punto de vista bíblico. Conforme a las Sagradas Escrituras, solamente hay dos géneros: hombre y mujer. “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”. (Génesis 1:27 RV60). Vea también Génesis 5:2.

Las relaciones sexuales entre personas de un mismo sexo son una abominación delante de Dios.

“No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación”. (Levítico 18:22 NVI).

La mayoría de los diccionarios bíblicos definen la palabra abominación como algo que resulta repulsivo para Dios, y lo que es repulsivo para Dios debe serlo para la iglesia. La homosexualidad es tan aberrante que en el Antiguo Testamento se ordenaba el asesinato de las personas que incurrían en estos actos. Si alguien se acuesta con otro hombre como quien se acuesta con una mujer, comete un acto abominable y los dos serán condenados a muerte, de la cual ellos mismos serán responsables”. (Levítico 20:13 NVI). ¡Gracias a Dios que ahora vivimos en la dispensación de la gracia! Estas cosas que escribo no las plasmo para fomentar el odio hacia personas con ese tipo de orientación sexual, lo hago sólo con la intención de presentar lo que la Biblia dice de la homosexualidad.

Dios prohibió la sodomía en Israel.

“No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel”. (Deuteronomio 23:17 RV60).

Un sodomita era, inicialmente, una persona procedente de Sodoma, no obstante, luego de la depravación ocurrida en aquella ciudad en Génesis 19: 1-11, se acuñó este término para referirse a hombres que sostenían relaciones sexuales con otros hombres, es decir, para aludir a los homosexuales. Vea también 1 Reyes 15:11-12.

Las prácticas homosexuales son antinaturales y vergonzosas.

“Por eso, Dios los ha abandonado a pasiones vergonzosas. Hasta sus mujeres han cambiado las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza; de la misma manera, los hombres han dejado sus relaciones naturales con la mujer y arden en malos deseos los unos por los otros. Hombres con hombres cometen acciones vergonzosas, y sufren en su propio cuerpo el castigo merecido por su perversión”. (Romanos 1:26-27 DHH, negritas nuestras).

Si alguno no le estaba dando validez a lo que estamos diciendo, porque, supuestamente, estábamos citando solamente versículos antiguo-testamentarios, arriba tienen lo que dijo el apóstol Pablo a la iglesia de Roma en el Nuevo Testamento, y según lo que dijo, las relaciones homosexuales son antinaturales y vergonzosas, pero ¿por qué son antinaturales? Porque Dios hizo a un hombre para que se case con una mujer y sean fructíferos y fecundos. ¿Acaso pueden dos hombres ser fecundos?, ¿pueden dos mujeres procrear? No, por lo tanto, esas relaciones van en contra de la naturaleza. Vea también Judas 7.

Los homosexuales no tendrán parte en el reino de Dios.

«¿No saben ustedes que los que cometen injusticias no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que se entregan a la prostitución, …ni los afeminados, ni los homosexuales, […]»  (1 Corintios 6:9-10 DHH, énfasis añadido).

¿Más claro de ahí? Ni el agua.

La homosexualidad va en contra de las sanas enseñanzas.

Hay que recordar que ninguna ley se da para quienes hacen lo bueno. La ley tiene en cuenta a los rebeldes y desobedientes, a los malvados y pecadores, a los que no respetan a Dios ni a la religión, …a los homosexuales, a los traficantes de esclavos, a los mentirosos y a los que juran en falso; es decir, a los que hacen cosas que van en contra de la sana enseñanza”. (1 Timoteo 1:9-10 DHH, negritas nuestras).

En el versículo anterior, el apóstol Pablo menciona algunas prácticas que son contrarias a la sana enseñanza y dentro de esas prácticas está la homosexualidad.

Yo quisiera seguir argumentando y diciendo cosas, pero en realidad, creo que no hay necesidad de eso. Ya hemos visto lo que la Biblia dice de la homosexualidad y para mí, la Biblia siempre tiene la razón.  

Queridos amigos, como dije en párrafos anteriores, no estoy tratando de fomentar el odio ni la violencia en contra de los homosexuales ni de la comunidad LGTB+, porque creo firmemente que Dios ama a los homosexuales, aunque Él no esté de acuerdo con esa práctica, y así como Dios los ama, entiendo que la iglesia debe amarlos y respetarlos. Sin embargo, amar y respetar no es lo mismo que transigir. No podemos quedarnos callados, ni dejar de expresar lo que la Biblia dice de la homosexualidad.

Con cariño,

Emmanuel Paniagua.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *