El método de Esdras

Esdras era un sacerdote judío y escriba de la ley que, según se cree, es el autor del libro veterotestamentario que lleva su nombre. Fue enviado por el rey del imperio persa, Artajerjes, en el año 458 a. C. con un gran número de exiliados judíos hacia la ciudad de Jerusalén. (Esdras 7:7). Esdras era un apasionado por la ley de Dios, además, creo que tenía una forma peculiar de manejar las Escrituras. A esa manera de él utilizar la ley divina, la he denominado “El método de Esdras”. Pero, ¿en qué consiste este método? Esdras 7:10 nos lo revela:

“… Esdras había preparado su corazón para inquirir la ley de Jehová y para cumplirla, y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”.

Esdras había preparado su corazón…

Antes de inquirir o de escudriñar las Escrituras, Esdras preparaba su corazón para recibir la palabra de Dios. ¿Cómo lo hacía? No lo sé, pero me atrevo a pensar que una de las cosas que Esdras hacía antes de estudiar la ley era pedir al Señor en oración que hablara a su vida. En ocasiones, queremos que Dios nos hable, pero no entendemos que el medio principal para Dios hablar al hombre es el Libro Sagrado. Además, la mejor forma de entender un texto es preguntándole al propio autor. Cuando haya algo que no entiendan de las Sagradas Escrituras, hablen con Dios. Él es el autor intelectual de la Biblia, y yo estoy seguro que, mediante el Espíritu Santo, Dios los guiará a toda verdad.

…para inquirir la ley de Jehová…

Luego que Esdras preparaba su corazón para recibir la Palabra, entonces la estudiaba. No estoy diciendo que la leía, estoy diciendo que la estudiaba. Note el término que usa la Reina Valera (inquirir). Inquirir hace alusión a un estudio crítico y reflexivo. Esdras no era como la mayoría de los cristianos de esta era, que leen la Biblia por obligación. A veces, la leen tan rápidamente que ni siquiera logran asimilar lo que están leyendo. Cuando acudamos a la Biblia, no vayamos con tanta prisa. Tomémonos nuestro tiempo y meditemos en ella. Tratemos de ver que es lo que Dios nos está hablando a través de su Palabra.

Vea también ¿Cómo estudiar la Biblia de manera efectiva?

…Y para cumplirla…

El método de Esdras no se limitaba solamente a estudiar las Escrituras, sino también a vivirlas. Esdras no era un lector olvidadizo, ni era un erudito de los que sabían mucho, pero aplicaban poco. Esdras era del tipo de líderes que buscaba vivir conforme a lo que aprendía de la Palabra de Dios. Conocer la Biblia es muy bueno, pero si no vivimos de acuerdo a lo que sabemos, corremos un gran peligro, porque como dijo Santiago “y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado”. (Santiago 4:17).

…y para enseñar en Israel sus estatutos y decretos”.

Esdras no estudiaba la ley para enorgullecerse acerca de cuanto de las Escrituras sabía, sino para compartir sus conocimientos con el pueblo. En otras palabras, Esdras hacia discípulos. ¿Para qué estudian ustedes la Biblia?, ¿Qué están haciendo con el conocimiento que están adquiriendo? Si no están compartiendo lo que aprenden de la Biblia con otros, no tiene sentido que la estudien. La voluntad de Dios es que hablemos con otros acerca de sus bondades, bondades que encontramos en su Libro Sagrado.

Los hijos de Dios estamos llamados a amar la Biblia, pero si somos sinceros, en realidad no le damos el valor que ésta amerita, por lo que quiero motivarlos a que estudien la Biblia, pero que, como en el método de Esdras, preparen sus corazones para inquirir en ella y para obedecerla, pero, además, que compartan con otros lo que Dios les enseñe a través de su Palabra.

Con cariño,

Emmanuel Paniagua.

Imagen: Veracidad Channel.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «EL MÉTODO DE ESDRAS»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *